¿Todo cambió? El papel del sector privado y del Gobierno – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
23/04/2020

¿Todo cambió? El papel del sector privado y del Gobierno

Escrito por: Verónica Spross

Guatemala, 23 de abril del 2020

En la lucha contra el enemigo invisible, el virus de Wuhan, el sector privado tiene un papel importante que asumir, en paralelo a la acción del Gobierno. Uno de los roles fundamentales de las empresas es crear inventos, innovar, buscar soluciones a las necesidades de las personas, que en economía se llaman consumidores, pero en realidad son niños, personas mayores, familias, o sea que los consumidores somos todos los que requerimos un servicio o una solución a algún problema.

Uno de los desafíos actuales en el mundo es desarrollar la vacuna contra el COVID-19 y así evitar que se siga expandiendo la pandemia; son las empresas las que realizan principalmente la investigación y desarrollo, y las que tienen capacidad de innovar ante la situación sanitaria tan difícil que se vive. Ante los desafíos de la crisis han surgido diversos emprendedores que han diseñado mascarillas, respiradores, servicios de entrega de productos a domicilio, plataformas y apps para facilitar las comunicaciones y sesiones virtuales.

Generamos externalidades negativas si contagiamos a otros, pero si tomamos las medidas preventivas con una libertad responsable podemos tener un resultado mejor en la continuidad de los procesos de cooperación social que nos llevan a la generación de riqueza, que al final son el mecanismo para mejorar nuestra condición de vida, por medio de la satisfacción de necesidades básicas de las personas, empezando por la alimentación, el vestido, la vivienda y la salud. Luego, viene la satisfacción de la necesidad de formación o educación, y otras de menor importancia en la pirámide de Maslow, como la recreación.

En un conversatorio virtual organizado por el Instituto Fé y Libertad, se abordó el tema “Todo cambió, Conversaciones sobre Coronavirus”. En el mismo se vertieron reflexiones sobre la situación que estamos viviendo, entre ellas los expertos señalaron que han muerto más niños de hambruna que por la epidemia. Enfrentamos dilemas como el de economía versus salud, o el de jóvenes versus personas mayores.

¿Cómo ser libre responsablemente? Es una de las preguntas generadoras de análisis y discusión, que da para mucho diálogo y debate. Otra pregunta interesante de hacernos es: Cuál es el orden aceptable entre la búsqueda de la libertad versus la prevención de la expansión del virus. La vida es el principal valor para la mayoría de las personas, pero debe balancearse con la necesidad de generar los bienes y servicios que se necesitan para vivir.

Cuando se analizan las funciones del Estado generalmente se menciona la de prevenir las epidemias. Desde que estudié en la universidad, ésta parecía una función escrita en el papel únicamente. Habíamos visto algunos esfuerzos para acabar con el cólera y con la malaria. De repente hubo un problema con la chinkunguya, pero las personas no morían con esa enfermedad, ocasionada por la picadura de un mosquito transmisor. Ahora vemos el caso típico de una epidemia donde el Ministerio de Salud tiene un papel clave, porque el COVID-19 trae consigo la posibilidad de morir, si se tienen antecedentes de otra enfermedad crónica.

Ahora bien, cuando en la mayoría de países se están cumpliendo 5 o 6 semanas de cuarentena y reducción de la actividad económica, social, recreativa y deportiva ha arreciado el debate de hasta dónde debe coartarse la producción y la libertad de producir, intercambiar y consumir porque el costo en términos de bienestar familiar puede ser muy alto. Hay familias del área rural que están ya carentes de alimentos porque el jefe de familia no puede ir a desarrollar su labor. Están dependiendo de la ayuda del gobierno, pero esa situación tiene un límite y será importante que en un plazo no muy lejano se encuentre el balance adecuado entre prevención, aislamiento social y generación de ingresos, porque todas las personas tienen necesidades que atender y en especial los niños, que tienen que comer todos los días. Difícil el punto medio, un análisis obligado para los tomadores de decisiones.

Artículos, Expertos ,
About Verónica Spross de Rivera