Segunda vuelta ¿Y ahora? – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
09/09/2015

Segunda vuelta ¿Y ahora?

La dramática caída en la popularidad del candidato presidencial de Lider, expresada el domingo pasado en el voto popular, ha sido sorprendente. De sentirse casi ganador en primera vuelta, a media tarde de ayer lunes, el otrora partido líder en las encuestas luchaba voto a voto con la UNE la posibilidad de pasar a segunda vuelta. Una pérdida de popularidad que solo se compara con la estrepitosa caída en la confianza en el Partido Patriota y en sus máximos líderes. Ahora que empieza a pasar la efervescencia electoral de la primera vuelta es un buen momento para reconocer que ni Jimmy ni Sandra, en caso pase la UNE a segunda vuelta, son capaces de resolver todos los problemas que afronta Guatemala de la noche a la mañana. No obstante, también ha quedado claro que la población cada vez cree menos en “remedios mágicos” que prometen curar todos los males de la noche a la mañana.

Si FCN o la UNE, según sea el caso, no quieren sufrir el desgaste que han sufrido otros Gobiernos en el pasado, es importante que el nuevo Gobierno modere las expectativas de la población. Dada la cantidad de promesas que se hicieron durante la pasada campaña electoral, muchos guatemaltecos esperan del nuevo Gobierno más cosas de las que este podrá lograr. Una situación que implica el grave riesgo que la población se desencante de forma acelerada del nuevo Gobierno al constatar que mucho de lo que se prometió no puede ser cumplido. De esa cuenta, es momento que las nuevas autoridades reconozcan que ahora primero viene la gente y no los políticos; como decían los slogans de campaña de un pequeño partido provincial argentino, en materia de seguridad ahora es tiempo de poner primero a la gente, no a los delincuentes; de poner primero a los que quieren trabajar, no al incremento de la burocracia con fines clientelares; de poner primero a los niños y a los enfermos, no a las dádivas y privilegios de los pactos colectivos del sindicato de trabajadores de la educación y de la salud.

Desafortunadamente, la forma en que se juega la democracia provoca que la mayoría de políticos estén más interesados en llegar al poder que en gobernar. La receta ideal para el fracaso: creer que todo se soluciona por arte de magia llevando un buen líder al poder. Esta vez hay que ser más exigentes y exigir, desde ya, una actitud más seria a los partidos políticos que pasan a segunda vuelta. Hay que demandar que pongan primero a la gente y no a los intereses partidarios; que reconstruyan lo antes posible la institucionalidad perdida durante los últimos cuatro años; que saneen las finanzas públicas, en especial el gasto público; y que desactiven todos los mecanismos que el gobierno Pérez-Baldetti ha dejado instalados para mantener la injerencia de las mafias en el poder. Por parte de la ciudadanía, también es importante que todos reconozcan que muchos de los cambios que tanto se demandan son una responsabilidad compartida por todos los guatemaltecos. Esta es la única forma en que, como sociedad, dependamos cada vez menos del poder político y más de nosotros mismos.

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines
About Hugo Maul