06/04/2021

Recuperación de la confianza económica

Escrito por: Hugo Maul Rivas

Guatemala, 06 de abril del 2021

Según el Índice de Confianza de la Actividad Económica del Banguat, al mes de marzo de este año, el 68.8 por ciento de los entrevistados consideraron que mejoraría la evolución del clima de negocios para las actividades productivas en los próximos seis meses, en relación a los seis meses anteriores; el valor más alto registrado desde que inició la pandemia y el segundo más alto desde el mes de enero de 2016. Favorable estado de ánimo que, sin duda, se explica en función de los relativamente buenos resultados económicos del año pasado, dada la complicada situación que vivió Guatemala y el mundo, así como por la gradual vuelta a la normalidad en la operación de muchos sectores de la economía. En cierto sentido, estos resultados simplemente estarían revelando que no existen mayores razones para pensar que la recuperación económica que se viene experimentando desde mediados del año pasado continúe indefinidamente. Es decir, una vez recuperada la “normalidad” económica, todo apunta a que el país siga atrapado en la trampa de bajo crecimiento que lo ha caracterizado durante las últimas dos décadas. Por otro lado, tal como lo revela la fuente en cuestión, el hecho que el 75 por ciento de los entrevistados tengan dudas acerca de cuán propicia es la coyuntura actual para realizar inversiones, revela que todavía existen profundas dudas acerca de la sostenibilidad de la recuperación actual. Es decir, sigue existiendo una profunda desconfianza acerca del impacto económico que podría tener en el futuro cercano la marcha de la pandemia.

En la medida que sigan existiendo amenazas de segundas, terceras o cuartas olas de contagios, o que los niveles de contagios no retrocedan, siempre existirá el riesgo que, tarde o temprano, el Gobierno se vea obligado a endurecer las medidas sanitarias para contener la pandemia. Decisiones que inevitablemente tendrían importantes impactos negativos sobre la recuperación económica que se viene experimentando. Un desgastante estado de incertidumbre que no solo dificulta la capacidad de hacer pronósticos de los agentes económicos, sino que, como sucedió con las regulaciones sanitarias relativas a la operación de las escuelas y destinos turísticos acuáticos recientemente, dificultan e impactan negativamente a todos aquellos negocios que salen afectados por el constante cambio de reglas de operación. De esa cuenta es que, al igual que sucede en otros países y en el mundo, los planes de vacunación acelerada, confiables y predecibles se convierten en piedra angular para la recuperación económica. En ausencia de este tipo de acciones resulta muy difícil, si no imposible, disipar por completo la niebla que rodea el futuro económico del país. En tal sentido, el futuro económico del país sigue “estando en el aire”.

Artículos, Expertos
About Hugo Maul