¿Realmente necesitamos nueva infraestructura carcelaria? – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
10/07/2014

¿Realmente necesitamos nueva infraestructura carcelaria?

 

Según la teoría penitenciaria, los espacios carcelarios siempre son escasos, ya que celdas vacías son un incentivo perverso y se suelen llenar rápido. Por lo tanto, prisiones nuevas se ocupan a la brevedad y de pronto vuelve el problema de la escasez de espacios. La construcción de nuevas cárceles no es la solución al problema del hacinamiento, aseguran expertos penitenciarios.

Miremos cual es la situación actual de Guatemala. Con 21 centros penales y un total de 6,500 espacios para albergar a casi 18,000 personas privadas de libertad, existe una tasa de ocupación del 276%. Eso significa que por cada persona recluida, hay otras dos compartiendo ese espacio. Esa gran sobrepoblación carcelaria nos sitúa mundialmente en el décimo lugar de los sistemas penitenciarios más hacinados. Comparado con nuestros vecinos centroamericanos, los cuales sufren del mismo problema pero en escala menor, sólo El Salvador nos gana con una tasa de ocupación del 320%, sin embargo su población carcelaria es cuatro veces mayor que la nuestra.

¿Por qué hay tanto hacinamiento en nuestras prisiones? ¿Se debe al aumento de reclusos o a la falta de inversión en nueva infraestructura? Es la combinación de ambos factores que agravó drásticamente la situación en nuestro país. En los pasados cinco años se duplicó la población reclusa llegando a casi 18,000 personas, mientras que en los últimos 15 años se generaron únicamente 488 nuevos espacios. Otros países vecinos han duplicado o triplicado su capacidad carcelaria en el mismo periodo de tiempo. En Guatemala nos hemos quedado atrás, viendo de espectadores como la evolución del crimen sobrellena las cárceles, sin ni siquiera contar con un plan de infraestructura carcelaria.

Hoy estamos sufriendo las consecuencias por no haber invertido en infraestructura durante un tiempo prolongado. El hacinamiento, la ausencia de seguridad interna, el desorden y los delitos que cometen los privados de libertad afectan a toda la sociedad.

Si bien la construcción de nuevas cárceles no logrará eliminar el problema del hacinamiento, en Guatemala la problemática de infraestructura va más allá que la sobrepoblación. Las instalaciones existentes están gastadas, la mitad tiene más de 30 años en función, y ya no reúnen los requisitos para la población reclusa de hoy. ¡Definitivamente necesitamos nueva infraestructura carcelaria! Es importante invertir periódicamente en nuevas cárceles y su adecuado mantenimiento, como cualquier otras instalaciones del Estado.

Pero hay que tener claro, que sólo con nueva infraestructura no se compone el Sistema Penitenciaria, ni se eliminará la sobrepoblación. Es sumamente importante que la inversión en nueva infraestructura carcelaria que el actual Gobierno está a punto de realizar, vaya acompañada de medidas alternas para reducir el hacinamiento, como por ejemplo una depuración de la población reclusa y medidas para agilizar los procesos judiciales. Además, se debe contar con un plan de infraestructura a mediano y largo plazo, que permite una inversión periódica, planificada y una proyección a futuro de los compromisos financieros que esta conlleva. Y por último, cómo toda compra que realiza el Estado, ¡la misma debe ser adquirida de forma transparente y responsable!

 

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines , , ,
About Corinne Dedik