#QuédateEnCasa – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
23/03/2020

#QuédateEnCasa

Escrito por: María del Carmen Aceña

Guatemala, 23 de marzo del 2020

Hasta hace una semana los guatemaltecos llevábamos una vida casi normal, sin embargo, el país entró en crisis debido a la COVID-19. Luego del primer brote el 13 de marzo, seguido del segundo el 15, el lunes pasado el presidente declaró estado de calamidad (Decreto gubernativo 5-2020) y a partir de ayer se declaró el toque de queda (Decreto gubernativo 6-2020).

Aunque se tengan pocos casos de la enfermedad al inicio, al contagiarse muy rápidamente tiende a expandirse exponencialmente. Las extrapolaciones matemáticas son vitales para entender el avance del coronavirus e intentar predecir cuál será el comportamiento. Los científicos señalan que uno de los elementos claves para tener en cuenta es la denominada tasa de duplicación. Esta puede indicar el momento en que la enfermedad duplica su número de afectados. Por decir, en qué momento pasa de 100 afectados a 200.

El Dr. Joe Brew, científico de datos e investigador en el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) ha realizado en los últimos días una serie de predicciones basado en la tasa de duplicación de la COVID-19 para Europa. En Italia, los casos se multiplican por dos cada tres días, mientras que en el Reino Unido esta medida sube hasta 3.2 días. En España la tasa es de dos días. El guatemalteco Pedro Morales, doctor en matemáticas, realizó un modelo donde aplicó una tasa de duplicación en Guatemala de 5 días y concluyó que posiblemente el día del primer brote ya se contaba con 1,600 casos, debido a que la enfermedad puede presentarse hasta 15 días después de haberse contagiado.

Ya que cada enfermo puede contagiar de dos o tres personas, el asilamiento es clave, razón por la cual las medidas que están aplicando la mayoría de los gobiernos son las correctas. Brew destaca que el distanciamiento social funciona. Morales indica que puede reducir los casos hasta en un 40%.
Por lo tanto, las acciones que ha llevado el presidente Alejandro Giammattei van bien encaminadas. De hecho, durante esta semana con el toque de queda se espera lograr que la enfermedad no se propague de forma desmedida y que las personas hagan caso de aislarse. Definitivamente habrá problemas económicos, sin embargo, se está priorizando la salud de los guatemaltecos.
Para estos días el Ministerio de Salud Pública (MSPAS) debe ejecutar todas las acciones necesarias al plan de respuesta contra la COVID-19 y efectuar todos los protocolos internacionales. El MSPAS podrá cambiar la residencia de las personas y el traslado sanitario de quien presente síntomas de COVID-19. Limitará el acceso a los lugares que se notifiquen, posiblemente los más contaminados.

También se ha limitado la libertad de locomoción a los guatemaltecos, respecto al tránsito y circulación de personas y vehículos del 22 al 29 de marzo, de las 16:00 horas del día a las 4:00 del día siguiente, medida que puede ampliarse en tiempo y horas -según lo que se presente. Los cuerpos policiales y del ejército en coordinación velarán por el cumplimiento del toque de queda. A quien incumpla, se le impondrán las sanciones administrativas y penales correspondientes. Se exceptúa de estas limitaciones a: 1) Funcionarios y empleados del Estado. 2) Personal y vehículos de seguridad del Ejército, Policía Nacional Civil y CONRED. 3) Cuerpos de socorro públicos y privados, 4) Personal de servicio a domicilio de fármacos, gas, alimentos y artículos de primera necesidad. 5) Personal diplomáticos internacional. 6) Vehículos con placas oficiales y 7) Personal de Provial.

El gobierno hizo un llamado al sector privado a sumarse, suspender cualquier tipo de reuniones, eventos y labores no esenciales. También se establecen costos mínimos y máximos, ligados a los artículos de primera necesidad, evitando el acaparamiento, ordenando al Ministerio de Economía y sus dependencias a velar por ello. Habrá abastecimiento de comida, agua, combustible y otros productos de primera necesidad, razón por la que la coordinación con los productores es crucial. Los mercados estarán abiertos después de las 4 a 12 horas y los supermercados a partir de las 7 para atender a los clientes alrededor de medio día para que todos puedan estar en sus casas antes de las 16 horas.
Se ordena al MSPAS evacuación médica de cualquier persona con síntomas de COVID-19, a migración, aeronáutica civil, cancillería y fuerzas de seguridad a la vigilancia de puestos fronterizos, puertos y aeropuertos, autorizando cualquier procedimiento que sea necesario.

Todos los medios de difusión y órganos de publicidad deben publicar de forma gratuita toda la información. El acuerdo remite el Decreto gubernativo al Congreso de la República, institución que deberá de conocerlo inmediatamente.
Siga las instrucciones. Importante quedarse en casa y cuidar de su familia. No olvide lavarse las manos con agua y jabón, estornudar usando el doblez interno del brazo y evitar tocarse la cara. Es de recordar que los síntomas más comunes de la COVID-19 son fiebre, cansancio y tos seca. Algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, rinitis, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se infectan, pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal. La mayoría de las personas (8 de cada 10) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial. Las personas mayores y las que padecen de hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, son más vulnerables. Si alguien de su familia tiene fiebre, tos y dificultad para respirar busque atención médica o llame a los números 1517 y 1540.
Son tiempos difíciles para el mundo y para Guatemala. Sin embargo, si cada uno coopera podremos salir adelante y evitar mayores problemas, contagios y muertes. El coraje, la responsabilidad y la solidaridad son muy importantes. ¿Había vivido un toque de queda? ¿Qué medio de comunicación usa para informarse? ¿Qué actividades realizará en casa?

Artículos, Expertos ,
About María del Carmen Aceña