13/04/2021

Proyecciones del FMI: entre la duda y la sorpresa

Escrito por: Hugo Maul Rivas

Guatemala, 13 de abril del 2021

Las recientes proyecciones del FMI acerca de la recuperación económica para el 2021 han provocado mucho regocijo entre muchas personas, así como profundos cuestionamientos por parte de otros. Quienes ven el vaso medio vacío, con razón apuntan al hecho que muy poco ha cambiado en Guatemala en términos de la capacidad para generar empleo, atraer inversiones, aumentar la productividad o mejorar la competitividad de las exportaciones. En ausencia de mejoras fundamentales en factores como estos, entre otros más, no hay razón para creer que el crecimiento de 4.5 por ciento proyectado por el FMI para 2021 no sea un puro efecto “rebote”, para volver luego la tasa de crecimiento vegetativo de la economía de alrededor de 3 por ciento por año. Quienes ven el vaso medio lleno, algo de razón tienen cuando apuntan hacia la capacidad de adaptación de la economía guatemalteca ante perturbaciones profundas, como las provocadas por la pandemia en 2020.

En términos generales, el sentimiento que comparten quienes dudan de estas estimaciones es el ‘¿de dónde telas, si no hay arañas?’ Si bien no se resta mérito a que la contracción económica experimentada durante 2020 haya sido de las más bajas de la región, son cosas muy distintas minimizar una contracción en la actividad económica que maximizar una expansión. Con cierta razón argumentan quienes así piensan que nada particularmente significativo ocurrió durante 2020 como para justificar una recuperación económica sustentada sobre bases fuertes y sostenibles. En todo caso, en la medida que la recuperación proyectada dependa de la situación económica en EE. UU., gracias a incremento en los flujos de remesas y la recuperación de la demanda por productos de exportación guatemaltecos, las razones últimas del crecimiento esperado para 2021 se explica más por lo que se está haciendo en aquel país que por lo que se está haciendo acá. En el otro extremo, quienes ven el futuro con optimismo ven la oportunidad de aprovechar la crisis para iniciar un profundo proceso de transformación que mueva a la economía hacia una nueva situación en materia de capacidad para generar empleos, ingresos y bienestar para las grandes mayorías.

Solo el tiempo dirá quien tiene la razón en este tema; no obstante, ya sea para que el país regrese a sus tasas de crecimiento vegetativas o para que dé un brinco hacia mayores tasas de crecimiento, el éxito de los planes de vacunación es una condición necesaria. En su ausencia, el fantasma de las costosas medidas sanitarias para controlar la pandemia seguirá provocando estragos en la economía nacional. Las proyecciones del Fondo, sin duda, se basan en un escenario optimista en materia de vacunación; habría que conocer también qué pasaría en el caso más pesimista.

Artículos, Expertos
About Hugo Maul