¿Overjolear o cambiar el motor? – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
19/03/2019

¿Overjolear o cambiar el motor?

Escrito por: Hugo Maul Rivas

 

Guatemala, 19 de marzo del 2019

Si las encuestas van a servir de guía para orientar las campañas electorales, es bastante probable que la veintena de candidatos a la presidencia otorguen un lugar privilegiado al tema económico dentro de las mismas. Según esos instrumentos estadísticos, la falta de empleo y los bajos ingresos de las personas constituyen las dos preocupaciones más importantes de la población; complicados problemas que demandan difíciles compromisos por parte de quienes, a partir de ayer, están enfocados en el negocio de “vender sueños”. No obstante, bien harían los candidatos a presidentes en ser realistas respecto de las posibilidades reales que tienen en sus manos para resolver estos problemas durante los cuatro años de su mandato. Contrario a lo que se se pregona en muchos medios, la reactivación económica podría no bastar para para hacer frente de manera exitosa a estos problemas. Como se dijo en este espacio hace menos de un año, reactivar significa “volver a activar un mecanismo” que dejó de funcionar; en lo que se refiere a generación de empleo formal y mejoramiento constante de los ingresos de la población, la historia demuestra que tal mecanismo parece no haber existido en tiempos recientes. En lo que va de este siglo la economía guatemalteca ha sido incapaz de generar suficientes oportunidades de empleo y mejores ingresos para el grueso de la población. Basta con consultar las cifras de la informalidad económica para corroborar la incapacidad de la estructura económica actual para hacer frente a estos problemas.

Desde esa perspectiva, la reactivación económica no significa buenas nuevas para la mayoría de la población que se queja de la falta de empleo y bajos ingresos laborales. Mucho menos si por reactivación se entiende recuperar los rezagos existentes en materia de infraestructura, competitividad, certeza jurídica, inversión y seguridad. Volver por estos fueros equivale a “nivelar el “campo de juego” a un nivel insuficiente para hacer frente a las principales preocupaciones económicas de los guatemaltecos. No hace falta ser un experto reconocer que Guatemala nunca ha obtenido las mejores notas en lo que se refiere a cantidad y calidad de su infraestructura; niveles de competitividad; certeza jurídica sobre los derechos de propiedad; tasas de inversión doméstica y extranjera, y; seguridad ciudadana. Reactivar la economía no garantiza un desempeño económico significativamente diferente al que se ha experimentado durante el último cuarto de siglo. Por tanto, más que seguir “aceitando” y “overjoleando” una gastada e inefectiva maquinaria, lo que se necesita es una verdadera transformación productiva que permita al país hacer frente al reto de generar empleo formal y mejorar los ingresos de los guatemaltecos.

Artículos, Expertos ,
About Hugo Maul