29/07/2014

Más Impuestos: Falsa Salida

 

 

Para el neo imperialismo tributario la doctrina del aumento de la carga tributaria parece estar escrita en piedra. Por más que esa sea la exigencia de los distintos acreedores y “amigos” del país, el esfuerzo no puede recaer solamente sobre las espaldas del contribuyente.; ya es tiempo que el esfuerzo también recaiga sobre los hombros de quienes gastan los recursos. La otra cara de la moneda que el neo imperialismo tributario, en sus variantes criollas, se niega a abordar. En ausencia de reformas en la forma en que se gastan los fondos públicos, no se puede esperar que los problemas de gestión del gasto público desaparezcan por sí solos. Mucho menos, pretender que los mismos vayan a desaparecer por arte de magia por el simple hecho que aumenta la carga tributaria en el país. Dada  esta realidad y la poca calidad y escasos resultados del gasto público, además de los problemas de corrupción, nada hay de raro, o de anti natural, hay en la reticencia del contribuyente a pagar más impuestos. Más que una oposición sistemática a pagar más impuestos o una negativa a “financiar” el desarrollo, esta reticencia por parte de los contribuyentes es la respuesta natural a un sistema impositivo que demanda cada vez más recursos que luego no usa de manera efectiva y eficiente.

Oponerse a pagar más impuestos no implica oponerse al progreso o a la paz social. Antes bien, es una forma de introducir cierto grado de disciplina en la forma en que se gastan los recursos. Una forma de forzar a quienes manejan fondos públicos, y a quienes dan dinero prestado al sector público, de considerar de manera explícita la necesidad de mejorar la forma en que se gestiona el gasto público en el país. Mejorar la capacidad de gestión  del gasto público, para generar resultados valiosos para la población, reducir los niveles de ineficiencia y corrupción y priorizar el gasto son temas tanto o más urgentes que aumentar la recaudación tributaria.

Esta forma de pensar no obedece a ideas radicales de derecha, a la defensa de los intereses de la burguesía, a la búsqueda de nuevas formas para perpetuar los intereses de la clase hegemónica o,  en el mejor de los casos, a la insensibilidad social de quienes no valoran la solidaridad entre los seres humanos. A pesar de las múltiples acciones del neo imperialismo tributario para deslegitimar este reclamo en torno al gasto público, cada vez es más difícil esconder el fracaso en la forma en que se planifica, presupuesta, ejecuta, monitorea y evalúa el gasto público.  Inexorablemente, cada vez más guatemaltecos caen en la cuenta que la necesidad de seguir aumentando la recaudación tributaria es una falsa salida a un problema más complicado: la deficiente forma en que se gastan los recursos producto de impuestos y préstamos. En el contexto actual, oponerse a pagar más impuestos no es más que una pura estrategia de sobrevivencia por parte de contribuyentes que habitan un ambiente hostil para la inversión, el ahorro y el empleo y en donde todo el ajuste recae sobre sus hombros. 

 

 

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines
About Hugo Maul