29/05/2014

La política de prevención, ¿realidad o ficción?

La recién publicada Política Nacional de Prevención de la Violencia y el Delito, de Seguridad Ciudadana y Convivencia Pacífica, en lo sucesivo: la Política de Prevención, es un documento esperado por muchos, avalado por algunos, ejecutable por los menos (pronóstico particular).  A casi dos años y medio de gobierno, se presentan las líneas orientadoras en materia de prevención, violencia, seguridad ciudadana y convivencia pacífica.  Es fácil pensar entonces, ¿qué orientaciones se siguieron en este tiempo pasado?, ¿cómo se evalúa lo realizado en los temas respectivos si no existían estas orientaciones?  En fin, lo positivo es que ya existe… por algo se comienza.  Sin embargo, el mayor desafío apenas inicia.  Primero, articular o al menos brindar seguimiento al proceso de transformación institucional para armonizar las visiones, objetivos, áreas de intervención, planes operativos y presupuestos de los 125 puestos claves identificados en los diferentes órganos del Estado a fin de hacer más eficiente la implementación de la política, será una tarea colosal.  No obstante, el optimismo que muestra el documento, señalando un temporalidad de 20 años, nos indica que requiere ser trabajando por mucho tiempo.  Es un tiempo prudencial para tratar de realizar toda la plataforma estructural y de ejecución de la política, si y solo sí, el tema de sostenibilidad está garantizado.

A las tres dimensiones de la política en cuestión, se les generaron 277 líneas de acción, divididas en 5 ejes estratégicos; de prevención de la violencia contra la niñez, de la violencia contra la adolescencia y juventud, de violencia contra la mujer, de la violencia armada y de violencia vial y accidentes de tránsito.  La cantidad de acciones (líneas de acción), no son de fácil ejecución; el diseño de modelo de alerta temprana, fomentar el desarrollo de competencias sociales, emocionales o roles para jóvenes, generar espacios de participación ciudadana, construir planes de vida en jóvenes, establecer una unidad de rastreo y seguimiento de tráfico ilícito de armas, reclasificar las armas de fuego, fomentar la organización de grupo de trabajo en pro de la seguridad vial, etc, son solo algunas acciones (de las 277) que propone la política.

 

¿Qué le dará tiempo hacer al respecto, el actual gobierno?

A prácticamente un año y medio de finalizar el período de gobierno, ¿a qué líneas de acción dará prioridad?, y ¿dentro de cuánto ofrecerán la primera evaluación de la implementación de la Política?  Si bien en el apartado 6.4 respecto a la estrategia de la política, éste establece la implementación de planes operativos por eje estratégico,  pero se proponen que deben tener “metas planteadas en períodos quinquenales para su evaluación sobre logros de resultados”. O sea que ¿no se sabrá algo de la implementación de la política, al final de este gobierno?, o ¿será responsabilidad de cada gobierno, presentar sus resultados sólo una vez por período?… ¿Es esta la importancia de la política?

En fin, la envergadura de la política por su diversidad temática la hace relativamente compleja.  Su proceso de intervención que se define como diferenciada, será definida “a partir de del análisis de los indicadores de Seguridad Ciudadana del año bajo estudio, estableciendo que los territorios serán abordados en función de la magnitud de estos indicadores”.  Este modelo de intervención, a mi entender discrepa con el modelo Ecológico, en el cual se fundamente la política (apartado 2.4 de la política), pues este modelo (desarrollado por la Organización Mundial de la Salud) indica que ningún factor por sí solo explica por qué algunos individuos tienen comportamientos violentos hacia otro o por qué la violencia es más prevalente en algunas comunidades que en otras. Es decir, que ningún factor por sí mismo explica esta situación; ¿Por qué entonces se tomarán los mismos indicadores de la tipología delictiva como estándares para la medición en los territorios (aunque sean diferenciados)?

En lo particular; la amplitud temática, la falta de un modelo de monitoreo y evaluación precisa, una clara metodología de responsabilidad operativa y una propuesta de financiación son los temas poco claros de la política.  Aunque si bien la política, en lo personal, se hubiera presentado más clara y sencilla, lo bueno es que ya se tiene un documento que se espera sea operativizado inmediatamente.   En todo caso, todos debemos sumarnos al esfuerzo de aportar en la realización de la misma y mejorarla en su ejecución.

 

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines ,
About CIEN