03/02/2016

La gran tarea: eliminar la corrupción

La mayoría de guatemaltecos están esperando acciones que nos lleven a acabar con la corrupción. Esta es la Gran Tarea que toca realizar al gobierno de Jimmy Morales. Es una tremenda responsabilidad, pues el costo social de la misma es ya altísimo.

Se refleja incluso en el deterioro de los indicadores sociales, debido a que por las actividades que desviaban los fondos públicos hacia fines particulares se llegó a dejar de ejecutar acciones clave como la vacunación para todos los infantes. El problema principal es que hemos venido cayendo en una cultura de impunidad y de tolerar pequeños actos de corrupción a todo nivel. No podemos continuar así. Cada guatemalteco debe ser firme, empezando por su propia casa, ya no debemos aceptar acciones que no sean éticas o morales, en cualquier campo o área. Y, en el ámbito de los servidores públicos, debemos demandar una actuación proba en todo momento.

Un importante editorial de un medio escrito señalaba que la corrupción se ha enraízado en todos los ámbitos: gobiernos locales, sindicalismo público, diputados, contratistas de obra pública, deporte. Se definió como un mal que está por todos lados, que contamina a todo lo que se relaciona con el poder.

Llegó el momento de poner un alto a esa práctica. La Conferencia Episcopal en su reciente mensaje reconoció que las acciones realizadas por la ciudadanía indican que se está dando una mayor madurez cívica y una nueva responsabilidad en la gestión del bien común. Las nuevas autoridades tienen la responsabilidad de la asignación de recursos a las prioridades que contribuirán más al bienestar de la población más vulnerable en el largo plazo. Y, de implementar procesos de compras y contrataciones transparentes, que busquen el mayor resultado de los recursos públicos, que son escasos.Es ese un componente que pareciera no haber sido comprendido por muchos funcionarios que abusaron de su poder para realizar pactos colectivos que otorgaban prebendas y beneficios mayores a los que los recursos fiscales y la ética permitían.

El abuso más grande en cuanto a otorgamiento de plazas fantasma y contrataciones de familiares, lo que se conoce como nepotismo se ha venido dando en el Congreso de la República. Los sueldos y prestaciones muy por encima del mercado generan un aumento en el presupuesto del Congreso año con año, que ya no puede continuar. La Procuraduría General de la Nación anunció que emprenderá acciones legales contra los funcionarios del Ministerio de Trabajo y los diputados que aprobaron el pacto colectivo que beneficia a los trabajadores del Congreso con un incremento salarial del 10 por ciento al año. Se presume que antes de negociar no se observó el artículo 240 constitucional que estipula que toda ley (pacto colectivo) que implique gastos debe indicar la fuente de donde se tomarán los fondos. En muchos casos esto no se observó. El pacto colectivo del Ministerio de Salud tiene graves repercusiones, porque consume recursos que podrían ser utilizados para brindar los servicios de salud primaria a la población. Si estos no se prestan especialmente a la población materno infantil más vulnerable puede tener consecuencias en cuanto a mortalidad infantil y materna. Ahora salen a luz pactos colectivos con aumentos salariales en la Portuaria Santo Tomás de Castilla y otras entidades. Es una situación que no deberá repetirse.

En conclusión, la principal tarea del nuevo gobierno es sentar las bases legales, éticas y procedimentales para alcanzar mejores resultados en los distintos ministerios y programas, dentro de un alto estándar de transparencia, honestidad y ética. Y, velar por una asignación equilibrada de los recursos del presupuesto para brindar un mínimo de servicios de seguridad, salud y educación a los guatemaltecos.

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines , , ,
About Verónica Spross de Rivera