02/02/2021

Finanzas Públicas: Necesario Retomar el Rumbo

Escrito por: Hugo Maul Rivas

Guatemala, 02 de febrero del 2021

Visto en retrospectiva, el Pacto Fiscal logró mínimamente introducir cierto orden en la discusión sobre las finanzas públicas en el país; un visión integral y coherente que hace mucha falta ahora. A diferencia de lo que sucede en estos momentos, hace 20 años mínimamente existía un marco de referencia para juzgar la bondad de las propuestas en materia fiscal. Ahora la discusión terminó convirtiéndose en un diálogo de sordos y miopes, en donde cada parte oye solo lo que le conviene y cada uno se preocupa solo de lo que tiene frente su nariz. Para muchos, las consideraciones técnicas al respecta no pasan de ser molestas recomendaciones que complican las cosas. En la medida que la discusión y el manejo de las finanzas públicas perdió su integralidad, hacen falta más que simples promesas por parte de los funcionarios de turno para que la población se convenza de sus buenas intenciones y de su compromiso con la prudencia en esta materia. De esa cuenta, no es lo mismo anunciar una reducción del techo de gasto público para 2021 de Q107 millardos a Q94 millardos, dejando abierta la posibilidad para ampliar el endeudamiento y el gasto en los Q13 millardos de diferencia, tal como es la situación actual, que solicitar al Congreso una reducción del techo de gasto y del monto del nuevo endeudamiento.

Con el paso del tiempo el endeudamiento público terminó por convertirse en la salida fácil para no racionalizar y priorizar el gasto público y evadir una discusión profunda acerca de los problemas estructurales de las finanzas públicas. Otra cosa sería si, por ejemplo, en relación al tema del endeudamiento, existieran mecanismos para respetar lo que el Pacto Fiscal establecía en este sentido; es decir, que “ la deuda debe debe servir para financiar desequilibrios transitorios entre el total de ingresos y gastos y constituir un instrumento de desarrollo debidamente supervisado, controlado y regulado por el Estado. La deuda debe ser complementaria y no sustitutiva del esfuerzo interno”. Ante la falta de un mínimo encuadre conceptual, que permita analizar y discutir el tema fiscal de manera integral y coherente, cualquier tipo de ocurrencia parece igualmente válida. Conceptos como la integralidad, coherencia, consistencia, credibilidad y claridad en materia fiscal han quedado, lamentablemente, en un segundo y tercer plano. En este contexto, limitar estrictamente el monto del nuevo endeudamiento es, en última instancia, la única herramienta disponible para evitar que el gasto público quede supeditado completamente a problemas coyunturales, intereses partidarios, exigencias de grupos particulares, vaivenes naturales de la actividad económica y ocurrencias de quienes hablan al oído a quienes detentan el poder.

Artículos, Expertos
About Hugo Maul