02/12/2021

ERCE 2021: La importancia de medir los aprendizajes

Escrito por: Verónica Spross

Guatemala, 02 de diciembre del 2021

Lo que no se mide no se mejora. Si no tenemos indicadores de situación o avance es difícil tomar decisiones que apuntalen los programas educativos. Por ello, debemos participar en los estudios que se llevan a cabo con enfoque regional, como los de UNESCO, o global, como PISA. Es de reconocer que a lo largo de dos décadas se ha venido creando en nuestro país una importante cultura de evaluación, ya que no solamente los resultados son importantes, sino también conocer los factores asociados al aprendizaje de los estudiantes.

La reciente publicación del estudio Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE 2019), realizado por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO ), muestra los resultados de logros de aprendizaje y los factores asociados que los explican.

El estudio se llevó a cabo en 2019 en 16 países de América Latina y el Caribe. Por la fecha en que se realizó podemos decir que, además de indicar el grado de avance o estancamiento en los aprendizajes en la década pasada, estos resultados se constituye en una línea base que permitirá identificar las brechas en el desarrollo de las competencias y destrezas de los alumnos derivadas de la emergencia derivada de la pandemia de COVID-19. El estudio se aplicó a estudiantes de tercero y sexto grado de primaria, en matemática, lectura y escritura, así como ciencias, que fue un área incorporada para los alumnos de sexto grado.

Los resultados que presenta el estudio denotan diferencias en el desempeño de los estudiantes de los países. Perú, Brasil o Costa Rica reflejan resultados positivos en la tendencia de mejora de los educandos. En otros casos, los resultados no son favorables, el ritmo de mejora es muy lento o los resultados reportados son menores que los obtenidos en el estudio anterior de 2013.

En Guatemala participaron 10 mil 895 estudiantes (5 mil 393 de tercer grado y 5 mil 895 de sexto grado). Los resultados no son alentadores, se muestran retrocesos en los aprendizajes de las distintas áreas de la evaluación. Ello es motivo de reflexión profunda, sobre todo para entender por qué se dio dicho resultado, en qué estamos fallando como país.

Es importante detectar cuáles son las medidas que deben adoptarse para cambiar la tendencia y encaminarnos hacia una ruta de mejora acelerada de los aprendizajes. El estudio señala claramente que es de gran importancia la preparación del docente para el trabajo en el aula o proceso educativo, que lleve a cabo un acompañamiento a cada estudiante, de modo que logre su potencial. Por ello, la selección y contratación de los mejores candidatos a los puestos docentes es la mejor estrategia que cada país puede tomar. El liderazgo del director, el interés y apoyo de los padres de familia en la educación de sus hijos son también factores de gran relevancia para el aprendizaje.

La realidad que saca a luz el estudio ERCE para toda América Latina debe llevar a hacer un alto en el camino e identificar claramente cuáles acciones deben tomarse, qué programas son eficaces y qué errores pueden estarse cometiendo. El estudio debe servir ante todo para entender las causas de los resultados y sobre todo cómo se puede recalcular la ruta para llegar más rápido a los objetivos. Los niños y jóvenes requieren la oportunidad de tener un futuro prometedor con una educación para la vida que responda a sus aspiraciones de ser ciudadanos activos y productivos.

Artículos, Expertos
About Verónica Spross de Rivera