12/07/2022

El Fenómeno Inflacionario

Escrito por: Hugo Maul Rivas

Guatemala, 12 de julio del 2022

La crisis inflacionaria que golpea a la mayoría de países tiene un fuerte componente importado. El incremento sostenido en los precios de muchas mercancías en los mercados internacionales, especialmente los de los alimentos y derivados del petróleo, es una de las principales razones detrás del aumento de precios internos. Salvo los efectos agregados de las decisiones individuales en cuanto a la reducción en los niveles individuales de consumo, que se materializaría en menores volúmenes de importaciones de estos productos, nada puede hacer Guatemala para influir estos precios en los mercados internacionales. Guatemala es lo que se conoce como un país tomador de precios: un país cuyas decisiones de compra o venta en los mercados internacionales no tiene impacto alguno en las condiciones globales existentes. Es importante recordar que la inflación, aritméticamente hablando, se calcula como el cambio porcentual en el nivel de precios durante un período determinado. Por tanto, si los precios de estas materias primas dejan de subir o lo hacen más lentamente, paulatinamente irá desapareciendo la presión de la inflación importada en el país. Lo cual no quiere decir estos productos bajen de precio en el mercado doméstico; mientras los precios internacionales se mantengan elevados, los precios de los productos que depende de estas materias primas seguirán elevados en el país..

Salvo que la economía mundial entrará nuevamente en un período de brusca contracción económica, que provoque drásticas reducciones en el consumo e inversión global, no se avizora una reducción generalizada en los precios de estas materias primas en el futuro inmediato. Dicho esto, si a nivel internacional no hay nada que hacer, al menos habría que procurar no añadir más lastres a la economía nacional en esta materia. En la medida que se multiplican los obstáculos para la actividad económica, desde el mal estado de la red vial hasta la falta de certeza jurídica sobre los derechos de propiedad, y no se mejora de manera significativa y sostenida la productividad total de la economía, la estructura y nivel de precios existentes reflejará los elevados costos y limitantes a la producción. Aunque desde una perspectiva monetarista estricta estos factores no pueden ser considerados como causantes de la inflación, no puede pasarse por alto su impacto directo sobre los precios de cierto tipo de productos, en determinados mercados, regiones y temporadas. Desde una perspectiva de mediano plazo, las “políticas de oferta” también tienen un papel primordial para la inflación. Es decir, propiciar condiciones que favorezcan el crecimiento de la productividad y el abasto de productos en el mercado doméstico. Si esta vez no se pudo contar con estos factores, bueno sería que la próxima vez no se tenga que lamentar lo mismo.

Artículos, Expertos
About Hugo Maul