26/11/2014

El fenómeno de las extorsiones

El mecanismo de extorsión se basa en el miedo y la incapacidad de defensa de los individuos y organizaciones. Según su definición de la RAE es presión que, mediante amenazas, se ejerce sobre alguien para obligarle a obrar en determinado sentido.

Un estudio reciente realizado por el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales –CIEN- respecto  al fenómeno de las extorsiones en el  país y las medidas que se han tomado para hacerle frente, concluye que la dimensión real de la incidencia del delito de extorsión es imposible de conocer en la actualidad. Hace falta investigar más a profundidad el mismo, contar con datos equiparados y conocer los casos que no se denuncian -la llamada cifra negra.

Hasta hace aproximadamente una década extorsionar es un delito en Guatemala. A partir del 2008 se registró un aumento acelerado de denuncias tanto en  el Ministerio Público (MP) como en la Policía Nacional Civil (PNC). El MP posee registros desde el año 2005, con 970 denuncias, siendo la cifra más alta en el año 2010 con 9,500 denuncias. Para el año 2013 la PNC y el MP reportaron 5,600 y 7,200 denuncias respectivamente. A septiembre de este año se habían presentado en promedio más de 20 denuncias diarias.

El 77% de las denuncias de extorsiones se concentra en 5 departamentos (Guatemala, Escuintla, Sacatepéquez, Quetzaltenango y Suchitepéquez), 6 de cada 10 son en el municipio de Guatemala y una tercera parte en la ciudad. Según la PNC el 70% de las denuncias son de residencias, 23% de negocios y 6% de transporte. La  mayoría de las denunciadas se cometieron telefónicamente (95%). Aunque algunas fuentes oficiales señalan que el 80% de las mismas provienen de las cárceles, el Sistema Penitenciario menciona que es menos del 5%; datos diametralmente distintos. A ciencia cierta, se desconoce el perfil de los malhechores.

Las  extorsiones impactan en el contexto económico, psicológico y social. Estas siembran miedo y desconfianza, reducen el patrimonio, aumentan los costos de seguridad e inhibe nuevas inversiones. Es una especie de impuesto de pánico hacia los ciudadanos que cobran los delincuentes de forma violenta. La proliferación de la extorsión está ligada a ciertos factores que la permiten: alta impunidad, factores sociales, mayor facilidad de acceso a las telecomunicaciones y la falta de credibilidad y confianza en las instituciones.

El estudio muestra que la respuesta gubernamental incluye la creación de unidades a cargo de ese tema en la PNC y el MP y la integración de una Fuerza de Tarea, así como varios cambios legales para ampliar la definición del delito, proporcionar nuevos métodos de investigación y contrarrestar el ingreso de celulares a las cárceles. Lo último con poco éxito, ya que las carencias del Sistema Penitenciario no permiten una implementación eficaz de la ley.

El análisis concluye que debido a la complejidad del fenómeno este merece más estudio e investigación. Levantar encuestas de victimización es clave para afinar la indagación. Es importante crear una unidad específica para analizar las extorsiones y la correcta aplicación de la ley controlando las telecomunicaciones en los centros penitenciarios. También se requiere más inteligencia criminal para construir y desglosar información. Urge formular una política de Estado para enfrentar este flagelo, incluyendo una estrategia de comunicación y medidas de prevención para este delito. ¿Qué opina del tema? ¿Ha sido usted víctima de extorsiones?   

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines , ,
About María del Carmen Aceña