De la conflictividad armada a la conflictividad democrática – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
21/08/2014

De la conflictividad armada a la conflictividad democrática

 

El viernes 15 de Agosto las fuerzas de seguridad efectuaron un desalojo en Alta Verapaz, específicamente en la comunidad Nueve de Febrero, las causas que los pobladores esgrimen, junto a vecinos de Monte Olivo, Cristalino y Dolores en el área Kekchì, es la oposición al cultivo de palma africana y a la instalación de una hidroeléctrica, propiedad de Hidro Santa Rita, S.A, lo que nos trae como resultado más polarización y un aumento de la conflictividad.
No entraremos a analizar los pormenores que causan la negativa de los pobladores de estos lugares, para que en sus territorios se instalen proyectos de desarrollo, que a su parecer llegan a contaminar el suelo y sus fuentes de agua, que piensen o les hagan creer que en el caso de algunas hidroeléctricas, el beneficio es nulo para sus comunidades y que continúan a oscuras cuando con el caudal de sus ríos se genera luz eléctrica.
A escasos 18 años de haber finalizado, por la vía de la negociación, la conflictividad armada que se llevó por delante más de treinta años de posibilidades de desarrollo de nuestro país, vemos con desencanto, que las diferencias sectoriales continúan produciendo tensiones y desconfianza en las relaciones humanas de los guatemaltecos, lo cual nos hace pensar, que la sombra del conflicto armado se pueda trasladar a la lucha democrática, ya que aún con la evidencia de la desaparición de los asesinatos políticos o el surgimiento de grupos armados rebeldes, la conflictividad se encuentra todavía presente, contribuyendo silenciosamente al aumento de las relaciones antagónicas, con lo que erosiona la unidad del país y la convivencia pacífica y solidaria entre sectores poblacionales.
Es de hacer notar que aún con los avances de la democratización, la violencia ha estado creciendo y generalizándose hasta hace poco tiempo, y se ha visto aumentada por la fragilidad e ineficiencia de las instituciones del Estado, principalmente a las que les concierne proporcionar seguridad, prevenir el delito y sancionarlo, situación que bien vale mencionarlo, ha mejorado en los últimos años, pero todavía hace falta un buen trecho para lograr cambiar la sensación de anarquía y la percepción de inseguridad ciudadana.
Debemos tener claro que la gobernabilidad es la capacidad del Estado para satisfacer las demandas ciudadanas, y que la constitución norma el principio del bien común, por lo que es necesario para cumplir con tal precepto, que exista una relación de cooperación real entre el ente gubernamental, el sector privado y las organizaciones sociales, con el propósito de llevar desarrollo y paz a la nación guatemalteca, reconociendo los conflictos y evitando las crisis que provocan, instando al mismo tiempo alos ejecutores del sistema político, para que abandonen las prácticas tradicionales y se constituyan como una nueva generación de estadistas.
 

 

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines ,
About Ronaldo Leiva