Corrupción: Batallas en el Desierto – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
06/11/2018

Corrupción: Batallas en el Desierto

Al igual que sucede con cualquier tipo de herramienta, la efectividad de la misma depende del contexto en donde se utilice.

6 de noviembre de 2018

Escrito por: Hugo Maul Rivas

 

A manera de nota de pie de página en el conflicto existente, sin pretensión enciclopédica alguna y con el riesgo de no agradar a los bandos en pugna, bien valdría la pena que levanten la mirada y reconozcan lo que hay más allá de este desierto en donde libran la actual batalla. Más que discutir acerca de las causas últimas detrás de este mal social y cómo eliminarlas, seguir en discusiones que gira en torno a dicotomías del tipo “CICIG se va vs CICIG se queda” o “Iván regresa vs Iván no regresa” no llevan a ningún lado. Este tipo de reduccionismos solo contribuyen a polarizar más el debate y nublar la capacidad de análisis sereno de las ventajas y desventajas de la forma particular que se escogió para luchar contra la corrupción. Las agencias especializadas, tipo CICIG, son una de las tantas formas distintas que se han utilizado alrededor del mundo para lidiar con este tipo de problema. Al igual que sucede con cualquier tipo de herramienta, la efectividad de la misma depende del contexto en donde se utilice; no es lo mismo combatir este mal en ambientes caracterizados por buena gobernanza y bajos niveles de corrupción que en contextos donde la gobernanza es mala y la corrupción generalizada. Las bondades, desventajas, oportunidades, peligros, sostenibilidad, eficacia y efectividad de cualquier esquema dependen de la combinación entre la calidad de la gobernanza existente y la incidencia de la corrupción.

Para principiar, habría que reconocer que en países como Guatemala, en donde la mayoría de indicadores revelan la mala calidad de la gobernanza y los altos niveles de corrupción existentes, mucha de la evidencia alrededor del mundo apunta hacia la necesidad de promover reformas legales, institucionales y económicas dirigidas a reducir el poder y discrecionalidad en manos de políticos y funcionarios públicos; reducir o eliminar la máximo trámites y regulaciones burocráticas no esenciales; adoptar criterios de costo-beneficio para evaluar el gasto público; promover la rendición de cuentas; favorecer la participación ciudadana en cuestiones presupuestarias; introducir incentivos económicos en la provisión de servicios públicos; y, en general, simplificar y descentralizar procesos y toma de decisiones. Por más que se hagan más severos los castigos y aumente la probabilidad de ser sancionado, mientras no se reduzcan las ganancias esperadas de incurrir en actos de corrupción, siempre habrá espacio para este tipo de comportamiento. Si bien nadie pone en duda la importancia de la reforma al sistema político y judicial, de no hacerse este otro tipo de reformas siempre habrá incentivos que favorezcan la corrupción dentro de la política y la burocracia.

Artículos, Expertos
About Hugo Maul