21/07/2020

Condiciones favorables para reactivar la economía

Escrito por: Hugo Maul Rivas

Guatemala, 21 de julio del 2020

La indulgente estrategia utilizada en Suecia ha dividido las opiniones entre los que ven en este caso el éxito de un modelo basado en restricciones mínimas a la movilidad y operación de los negocios y los que ven los resultados de una sociedad acostumbrada a obedecer las directrices oficiales debido a la confianza que tienen en su gobierno. El vecino del norte, Noruega, basó su estrategia de combate a la pandemia el estricto confinamiento de su población y medidas de desinfección y distanciamiento social. Según la OECD, suponiendo que no exista un rebrote del COVID-19, el PIB de Noruega podría caer hasta un seis por ciento durante el 2020; Suecia, por su parte, podría experimentar un contracción del PIB de 6.7 por ciento. En términos del empleo, ambos países sufrieron bastante: en Suecia la tasa de desempleo pasó de 6.6 por ciento a finales de 2019 a 7.9 por ciento a finales de mayo; en Noruega dicha tasa pasó de 3.9 por ciento a 4.1 por ciento. En lo que a quiebras de empresa se refiere, en Suecia, en relación al mes de abril de 2019, la tasa de quiebras en el sector de hoteles y restaurantes y el comercio durante 2020 había superado el 150 por ciento y 50 por ciento. Salvando las diferencias culturales y de tradiciones políticas y de administración pública entre estos países y Guatemala, esta ultra simplificada comparación debería arrojar alguna luz acerca de qué esperar de la reapertura económica.

Más allá de cuál de las dos estrategias funcionó mejor en términos de la tasa de contagios y de personas fallecidas o de la factibilidad de alcanzar la “inmunidad de rebaño”, la evidencia presentada revela que no basta con permitir la movilidad irrestricta y apertura de los negocios para que la economía se recupere mágicamente; la reapertura de la economía es una condición necesaria, pero no suficiente para que la economía recobre el brío perdido. No hace falta esperar a que se reabra la economía o se controle la pandemia para empezar a adoptar medidas que faciliten la preservación y creación de empleos, la operación de los negocios, la adaptación de las empresas a las condiciones a la nueva normalidad y la salida ordenada de aquellas que no puedan superar ese desafío. Medidas que van desde un nuevo marco jurídico para resolver los problemas de insolvencia de las empresas en problemas hasta la adopción de esquemas flexibles de contratación y remuneración, así como eliminar y reestructurar trámites bajo el principio de “oponer la menor resistencia” a la generación de empleo, aumento a la productividad, creación de nuevos negocios y expansión de los existentes. La pronta aparición de una vacuna en el escenario mundial ayudaría bastante, sin embargo, aunque esta llegara a estar disponible en muy poco tiempo, en ausencia de este tipo de acciones, la recuperación económica será más lenta y dolorosa de lo que debería ser.

Artículos, Expertos
About Hugo Maul