Camino a la bancarrota – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
08/10/2014

Camino a la bancarrota

“Cuando una persona o una empresa gastan más de lo gananentran en bancarrota. Cuando el gobierno hace lo mismo, le pasa la factura a usted; y cuando lo hace por 40 años seguidos, esa factura se convierte en mayores impuestos e inflación”. Sabias palabras de Ronald Reagan que vienen como anillo al dedo de cara a la aprobación del Presupuestos de Ingresos y Egresos del Estado para 2015. Proyecto de presupuesto que incurre nuevamente en las debilidades de siempre: elevado déficit fiscal; creciente endeudamiento; inadecuada priorización del gasto; gasto no orientado a la consecución de resultados; etcétera. En el proceso de aprobación de dicho presupuesto, como ha ocurrido tantas veces en el pasado, se alzarán todo tipo de voces defendiendo la composición y nivel de gastos contemplados en el mismo; montos de nuevo endeudamiento, y; razonabilidad del déficit fiscal.  Poco se dirá acerca del tipo de normas presupuestarias necesarias para garantizar la transparencia en el uso de los recursos o minimizar las posibilidades de corrupción o favoritismo en el uso del gasto público; mucho menos acerca de las condiciones mínimas necesarias para garantizar la efectividad, eficiencia y productividad de los Q71 millardos que se proyecta gastar.

Antes bien, es casi seguro que en medio de dicho debate, para hacer justicia a las palabras de Reagan, surja nuevamente la urgencia de aumentar la carga tributaria. No faltará quienes argumenten que el problema de las finanzas públicas es la falta de ingresos tributarios; que se necesita de una reforma tributaria profunda y urgente para resolver la debilidad crónica de las mismas;   que se hace necesario dar más poderes a la SAT para mejorar la recaudación. No podría ser de otra forma, el déficit fiscal crónico tiene que transformarse en más impuestos e inflación. El desbalance entre egresos e ingresos del gobierno es de tal magnitudque no hay otra salida en el mediano plazo. Financiar un exceso de gasto de cerca de Q15 millardos en 2015 puede ser factible; seguir financiando excesos de gasto similares durante los próximos años es sumamente peligroso. No se diga, financiar niveles de gasto con aceleradas tasas de crecimiento, el escenario más probable para el próximo gobierno. Pretender tapar el sol con un dedo y seguir disfrazando este desequilibrio estructural con las “mejoras administrativas” de la SAT no lleva a nada. Hay que ser claro en esto, no existe “reforma administrativa” de la SAT que pueda cerrar la brecha existente entre egresos e ingresos.

Ahora bien, considerando que los guatemaltecos están hartos de “paquetazos tributarios”, que la situación económica no es de bonanza  y que no se lograrán tan fácilmente los acuerdos políticos para hacer viable una mega reforma tributaria, es momento de hablar también de reducir y mejorar la efectividad del gasto público. De lo contrario, aunque Reagan no lo considerará así para E.U.A., el país va hacia la bancarrota.

 

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines , ,
About Hugo Maul