Apostémosle a la innovación y la tecnología – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
05/03/2020

Apostémosle a la innovación y la tecnología

Escrito por: Verónica Spross de Rivera

Guatemala, 05 de marzo del 2020

Con educación de calidad podríamos ser un 30% más ricos. Esta frase pronunciada por Laura Chinchilla en su reciente participación en actividades de la Fundación Libertad y Desarrollo resume en buena medida la importancia que tiene la educación y la capacitación técnica, como oferentes de formación para los niños y jóvenes, quienes en un plazo no muy lejano buscarán entrar al mundo laboral con un buen empleo.

Para acceder a un empleo que los motive y les provea recursos para la satisfacción de sus necesidades básicas y las de su familia, los jóvenes deberán contar con destrezas y competencias que son exigidas hoy día en los sectores que generan empleo. Señaló la expresidenta de Costa Rica, que el desarrollo de habilidades y destrezas o “skills” en tecnologías de la información y la comunicación –TICs–, así como el dominio de idiomas extranjeros, con énfasis en el inglés, abren múltiples puertas para acceder a ocupaciones que pueden ofrecer empresas a nivel mundial.

Ahora hay múltiples plataformas tecnológicas que ofrecen formación del recurso humano, ya no se trata solamente de ir a la universidad y concluir carreras profesionales, el mercado laboral demanda certificaciones que denotan que una persona domina algún tipo de destreza, como serían las certificaciones con Microsoft, CISCO, Java, entre otras que enriquecen la formación y capacidades de las personas. Ahora, los empleadores preguntan: ¿Qué sabe hacer? Y no tanto, cuánto estudió. Esa es la lógica a la cual responden las certificaciones.

Para quienes demuestran que cuentan con una certificación específica de manera inmediata se incorporan a plataformas denominadas Cloud Sourcing de servicios, dichas plataformas unen la demanda de talento humano con la oferta, o personas que desean trabajar o acceder a una actividad productiva, y muchos de ellos lo hacen como free-lancers, es decir que no están contratados con una plaza fija en una empresa sino que ejecutan alguna tarea específica o brindan un servicio determinado por un plazo concreto. Ese es el mundo actual, en el que nos movemos en el siglo 21, por ello no funciona la lógica de la formación educativa del siglo 20, ni tampoco se ajustan las concepciones de normativas laborales de hace 50 o 60 años.

En su plática la expresidenta de Costa Rica señaló que debemos actuar con urgencia, pues necesitamos avanzar más rápido. Las necesidades de los jóvenes en cuanto a pobreza o vulnerabilidad social frente al fenómeno de las pandillas o la riesgosa migración ilegal hacen crítico que se reforme la formación en nuestros países centroamericanos. Mayor énfasis en la ciencia, en la programación, en el idioma inglés y en la adquisición de destrezas llevará a que pueda aprovecharse el bono demográfico.

Es momento de cambiar las carreras del Diversificado, revisar los currículos, las metodologías para que sean centradas en el estudiante, promover el uso de la tecnología, incluyendo de inmediato el uso de los teléfonos inteligentes para mejorar el aprendizaje, pero sobre todo de mejorar la formación de los profesores de la secundaria, con la participación de las universidades. No podremos tener resultados distintos si no hacemos las cosas de forma diferente. Hay una clara oportunidad de hacer cambios, pensando en los 6 millones de personas adicionales que Guatemala tendrá en el 2030, y muchos de ellos son jóvenes que sueñan con un futuro lleno de oportunidades.

Artículos, Expertos
About Verónica Spross de Rivera