04/10/2014

A título personal

Ya estamos octubre, mes del niño y de la Revolución. Este mes tiene un día especial para el momento histórico de Guatemala y para la parte de la población más vulnerable. Según las proyecciones del INE, en el 2014 el 42% de la población tiene 15 años o menos, una parte considerable de los habitantes del país. Ellos han tenido su parte de protagonismo en los titulares de los periódicos últimamente, con temas que van desde los niños migrantes hasta la violencia intrafamiliar. Llama la atención que el primer tema ha comenzado a ser común entre los niños. Es difícil imaginar que un niño de 11 o 14 años sienta en los hombros el peso de mantener a su familia. Pero, ¿qué es lo que ha llevado a estos niños a sentir dicha carga como propia?

La respuesta más evidente sería las malogradas políticas públicas. Sin embargo esto va más allá, no solo se trata del fallo aparente de las distintas administraciones públicas que hemos tenido a través de los años, sino del fracaso individual que hemos tenido en formar una sociedad exitosa. Nos hemos desconectado de los principales problemas que como país debemos de enfrentar. La mayoría opta por una actitud de indiferencia o desconocimiento si el problema no le afecta directamente. Lo preocupante del asunto es que la situación se vuelve un círculo vicioso, debido a que este tipo de actitud es causada por los agobiantes problemas personales y de subsistencia, que no hay tiempo para preocuparse de los problemas nacionales. Pero esto debe de acabar. A Einstein se le atribuye la frase “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”. Es por eso que no debemos de esperar que Guatemala cambie si nosotros no empezamos a cambiar nuestra actitud respecto a los problemas nacionales.

No es necesario que el cambio sea tan drástico, ni hace falta que nos agobiemos por la situación del país. Podemos empezar informándonos por las principales noticias del día. Por ejemplo, si la situación no se hubiera vuelto tan caótica en San Juan Sacatepéquez, la mayoría de las personas, sobre todo los jóvenes, no se hubieran enterado de lo que está sucediendo en ese lugar, algo que lleva desarrollándose desde hace años. También debemos poner atención en las leyes que el Congreso discute,porque son esas leyes, que si logran aprobación, nos legislarán, y las mismas nos afectarán de alguna u otra manera en el futuro. Algunos creerán que es muy temprano para decir esto ya, pero nunca es demasiado tarde  para poner atención a las propuestas que los diferentes partidos políticos traerán el próximo año. Así podremos tomar una decisión más responsable a la hora de votar. Porque si no empezamos por esto, por una responsabilidad civil más marcada, nuestros niños seguirán pagando las consecuencias de nuestro abandono.

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines , ,
About CIEN