Presupuesto Públlico: Todo sigue igual – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
06/09/2016

Presupuesto Públlico: Todo sigue igual

La presentación del proyecto de Presupuesto de Egresos e Ingresos del Estado y su posterior discusión en el Legislativo no tiene nada de nuevo. Como se ha vuelto costumbre, el Minfin presenta un presupuesto público abultado en donde, supuestamente, se priorizan algunos rubros de gasto pero, al mismo tiempo, se mantienen otros muchos de muy difícil justificación técnica, desfinanciado y sin prioridades estratégicas reales en el gasto. Como siempre, en el seno de la Comisión de Finanzas del Congreso se harán algunos recortes de tipo político, sin ningún criterio estratégico y sin resolver los problemas de fondo. En su momento, el Legislativo terminará aprobando un monto total de gasto levemente menor al que presentó el Ejecutivo, de manera que el déficit fiscal sea más bajo y el monto del nuevo endeudamiento menos escandaloso. Con algunos recortes presupuestarios aislados y la introducción de algunos “candados” al gasto, cobrará vida un nuevo presupuesto público muy similar en estructura y lógica de ejecución que todos los anteriores.

En agosto de 2009, con ocasión de la presentación del proyecto de presupuesto público para 2010, que coincidía con el décimo quinto aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, se preguntaba en este mismo espacio cuántas veces había aumentado el presupuesto público desde ese entonces. Mientras que en 1995 el presupuesto público apenas llegaba a los Q8 millardos, para el 2010 rozaba ya los Q50 millardos. En quince años se multiplicó seis veces; veinte años después se habrá multiplicado diez veces. En 1995 la deuda interna total ascendía a poco menos de Q5 millardos; para 2017, de aprobarse el monto presupuestado, sobrepasaría los Q180 millardos. ¡36 veces más! Si bien estas comparaciones se hacen en términos nominales, sin descontar la inflación acumulada, los factores de crecimiento son verdaderamente preocupantes. Aun considerando que de 1996 a la fecha el nivel de precios se ha multiplicado cerca de tres veces y media, el crecimiento real de la deuda interna supera las nueve veces y del gasto público tres veces.

La evidencia es contundente, aunque la proporción de ingresos que el gobierno “extrae” de la economía es cada vez más grande, los resultados siguen siendo pocos y malos. Argumentar que se necesitan todavía más recursos no tiene mayor sentido en este contexto; ya es hora de mejorar la efectividad, eficiencia y calidad del gasto. Dado que todo apunta a que el tamaño del gobierno seguirá creciendo en el futuro cercano, es de vital importancia reconocer que las brechas sociales no se resuelven per se con gastar más. La lección es clara: el gasto público ha crecido significativamente, no así las condiciones de vida de la población a la que se supone debería beneficiar. Q80 millardos o Q120 millardos gastados bajo las mismas circunstancias no harán ninguna diferencia, asi como haberlo aumentado más de diez veces en los últimos veinte años tampoco sirvió de mucho.

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines
About Hugo Maul