Políticas Públicas y Emprendimiento – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
19/02/2014

Políticas Públicas y Emprendimiento

¿Vendedores ambulantes o empresarios?¿Trabajadores por cuenta propia o empresarios? Preguntas difíciles de responder, todos y cada uno de ellos poseen ciertas rasgos característicos del empresarios y al mismo tiempo carecen de muchos otros rasgos fundamentales del mismo.

Según el Monitor Global del Emprendimiento –GEM, por sus siglas en inglés- que utiliza una metodología de medición del emprendimiento estandarizada a nivel mundial, Guatemala posee una de las tasas de emprendimiento más altas en el mundo. De acuerdo la medición de 2011-2012, Guatemala ocupa el noveno lugar en el mundo en la tasa de actividad emprendedora–TEA, por sus siglas en inglés-; uno de cada cinco adultos se dedica a la actividad empresarial. Prima facie, parecería que Guatemala cuenta con una amplia base empresarial. Sin embargo, cuando estas cifras se analizan a la luz de las preguntas del inicio, surgen importantes dudas acerca de lo que significa ser empresario en Guatemala.

Según el GEM,  la mayor proporción de emprendedores son personas que trabajan por cuenta propia y que, mayoritariamente, se dedican a actividades comerciales con bajos niveles de capitalización, bajas ventas, poca sofisticación y poca o ninguna creación de empleo adiciona. Personas y negocios que en otras latitudes difícilmente se considerarían como empresarios y actividades empresariales. Si bien es cierto que este tipo de personas exhiben ciertas características que los hacen ver como como empresarios, también es cierto que la mayoría de ellos no se destacan por ser innovadores o descubrir importantes oportunidades de negocio no percibidas por nadie demás, tampoco se les ve causando lo que Schumpeter llamaba la “destrucción creativa”.

Esta discusión, que en principio  podría parecer estéril, tiene importantes implicaciones para el diseño de políticas públicas relativas al empleo, impuestos, innovación, desarrollo de MIPYMES, promoción del emprendimiento, microfinanzas y facilitación de trámites. Diseñar una política pública para impactar un sector de la población acerca del que se desconocen sus verdaderas características, motivaciones y magnitud es la receta perfecta para el desperdicio de recursos, disipación de esfuerzos y frustración de los beneficiarios. El gasto público en promover innovación empresarial; el desarrollo de incubadoras y aceleradoras de empresas; en promover competencias de modelos de negocios; otorgar subsidios y facilidades de crédito a los emprendedores, en las condiciones descritas equivale a “gastar pólvora en zanates”.

En ese sentido, parte de la respuesta al dilema acerca de la forma en que la política pública debe acercarse al fenómeno del emprendimiento está en los propios datos del GEM. En Guatemala, solo uno de cada 10 guatemaltecos logran pasar de la etapa de las ideas al establecimiento de un negocio y uno de cada 50 es capaz de establecer un negocio que supere los tres años y medio de vida. De acuerdo a esta evidencia, más que concentrar los esfuerzos de la política pública en sofisticados y caros instrumentos difíciles de gestionar en la práctica, los esfuerzos del gobierno deberían concentrarse en intervenciones generales que faciliten la vida a quienes deciden iniciar un negocio. Lo que este tipo de personas necesitan son sistemas tributarios simples y con tasas de impuestos reducidas; simplificación de trámites y regulaciones; seguridad física en sus lugares de trabajo; regulaciones laborales flexibles, adecuadas al tipo de negocios y fáciles de cumplir. Lo cual no quiere decir que deban descartarse por completo intervenciones públicas específicas y altamente diferenciadas en materia de fomento de la empresarialidad, sino que antes de dedicar recursos a este tipo de políticas hay que tener presente claro el costo de oportunidad de las mismas y cómo resultan afectadas por un ambiente institucional poco propicio para el crecimiento y la consolidación de los negocios.

Artículos, Expertos
About Hugo Maul