¿Aprendiendo de Trump? – CIEN – Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
20/09/2016

¿Aprendiendo de Trump?

“Mi plan económico rechaza el cinismo de quienes dicen que nuestra fuerza laboral seguirá reduciéndose, que los empleos se seguirán trasladando a otros países y que nuestra economía nunca podrá volver a crecer como lo hizo antes”. Así se refería Donald Trump a su plan económico hace unos cuantos días frente a un selecto auditorio en el Economic Club de Nueva York. Mientras los expertos estiman un crecimiento máximo de la economía estadounidense de 2 por ciento para los próximos diez años, Trump sostiene que con su plan la economía norteamericana podría crecer hasta un 3.5 por ciento. En materia de empleo, según los expertos en los próximos diez años solamente se crearían unos 7 millones de nuevos puestos de trabajo, Trump estima que con su plan se podrían crear hasta 25 millones de puestos de trabajo adicionales.

Independientemente de lo que uno pueda pensar de Trump como persona y líder político; de la viabilidad técnica y política de su propuesta, o; de la posibilidad real que tenga de llegar a la Presidencia de EE. UU.; no se puede negar que, por lo menos, el señor se atreve a vender un sueño que, de resultar exitoso, permitiría a EE. UU. recuperar el dinamismo y liderazgo económico que alguna vez tuvo en el mundo. A pesar de todos los problemas que aquejan a aquella economía, al menos en el debate público se reconoce la importancia que tiene el crecimiento económico y la creación de empleo para el desarrollo de una sociedad. Dos elementos clave que parece han quedado en el total olvido en el caso de Guatemala; dos elementos sin los cuales difícilmente el país podrá superar los desafíos que afronta en materia de pobreza, niveles de recaudación tributaria, informalidad económica, emigración e inseguridad.

Por más importantes que pudieran llegar a ser las intervenciones públicas para combatir la pobreza; los esfuerzos redistributivos vía los impuestos y el gasto público; la cantidad y calidad de los servicios de salud y educación; mientras más del 75 por ciento de todos los guatemaltecos en edad de trabajar no puedan conseguir un empleo productivo formal, las posibilidades reales de desarrollo económico a largo plazo se restringen aceleradamente. Mientras la economía siga creciendo a tasas cercanas al 3-3.5 por ciento por año, difícilmente se podrán crear los puestos de trabajo productivo formal adicionales que el país necesita; mejorar la cobertura y sostenibilidad del sistema de seguridad social; mejorar los ingresos familiares de forma continua; y, aumentar significativa y sostenidamente la recaudación tributaria.

Si bien las estimaciones de Trump podrían ser demasiado optimistas, irreales quizá, en EE. UU., al menos, se discute sobre estos temas. Aunque en los momentos que vive actualmente el país es poco probable que temas como el aceleramiento del crecimiento económico y la creación de empleo formal a gran escala se conviertan en prioridades de la política pública, lo que no puede olvidarse es que, tarde o temprano, estos temas deberán ser retomados dentro de la agenda de desarrollo del país y que mientras más pronto esto ocurra, mejor.

Expertos, Front Page, RokSprocket Headlines
About Hugo Maul